MEMORIA RADIO, la voz del Ecunhi.
En el pasado están guardados todos los secretos del presente y el futuro.
Argentina Política 28 de Febrero

Política de cementerio

LA MUERTE SIEMPRE FUE SU MEJOR ALIADA

Por Gustavo Campana

Las bolsas fueron una nueva postal, de un odio viejo. Pero seguramente, no será la última. El neoliberalismo es incompatible con la democracia, porque no puede celebrar la vida.
Cuando hablamos de oposición en la Argentina siglo XXI, antes que nada hay que definir de una vez por todas y para siempre, a qué se resisten, qué enfrentan… Es cierto, no todos son iguales. Hay un sector obsceno, porque ejecuta sin filtro lo que piensa. Pero existe otro que aplaude desde la platea sin subirse al escenario, coincidiendo en casi todo con los extremistas, sin animarse a las prácticas fascistas de los que se dicen republicanos. Son hipócritas que cuidan las formas para conservar sus reinos en las urnas.
Los que llamamos derecha, simplemente porque es una forma de entendernos rápidamente, un mecanismo que usamos para simplificar una clasificación cada vez más difusa, se opone al sistema democrático.

OPOSICION AL SISTEMA DEMOCRATICO.
Nada nuevo. Es una vieja costumbre de estos sectores coloniales, que solo pueden domesticar a la mayoría en democracia, a través de La demonización mediática-judicial, que considera culpable al campo nacional y popular, hasta que se demuestre lo contrario. Un sueño de proscripción eterna de derechos y soberanía, que a esta altura del partido no tiene techo. Esta vez llegaron tan lejos, que políticos, periodistas, jueces y fiscales, ya no tienen retorno. Se inmolarán en su propia hoguera si es necesario.
Hay una diferencia no menor, con relación a los otros dos finales de esta historia en menos de medio siglo. Malvinas sirvió para desnudar ante millones de seres humanos, desde el terrorismo de Estado hasta deuda externa, pasando por “patria financiera” y “plata dulce”. Menemismo-Alianza culminó con el estallido de diciembre de 2001 y nuevamente quedaron en vidriera los planes siniestros del neoliberalismo.
Pero el macrismo fue el primer vacunado de la pandemia. La tragedia planetaria apareció en el momento justo, para dejarnos sin balance del último paso destructivo por la Casa de Gobierno, de un grupo de ultras que no dudan un segundo en espiar, denunciar, condenar o matar, a quienes piensan diferente. Se fueron después de hipotecar a tres o cuatro generaciones con deuda, que condenaron al pago de intereses usureros por Lebac o Leliq, a una población inerme. Que mató más de 40 mil pymes, destruyó la educación, la salud y la ciencia. Que buscó por todos los caminos la flexibilización laboral, que ejecutó la reforma previsional y que se cansó de fugar dólares que entraron por préstamos que serán pagados por toda la población.
Habrá que seguir recordando con las herramientas a disposición, Panamá Papers, Parques Eólicos, vaciamiento del FGS, tarifazos para multiplicar las ganancias de amigos íntimos, etc., etc. Las postales del desastre, quedaron tan aisladas como la población encerrada para salvarse. El silencio de los medios, tuvo tapa-boca de hierro. Las tapas fueron anti-cuarentena y anti-vacuna. Marcharon consiguiendo que algunos se infectaran y otras murieran. Escondieron la muerte por coronavirus de Mario Pereyra, que desde Cadena 3 gritaba que ni Pinochet se había animado a tanto, cuando hablada de la cuarentena de Alberto. Mandaron a un grupo de lúmpenes de la bonaerense, a tomar la Quinta de Olivos y defendieron el robo de Vicentín.
El pos macrismo fue un lecho de rosas, cuando en realidad tendría que haberse convertido en un gigantesco banquillo para sentar a todos los acusados.
La desinformación es aliada de la impunidad. Mujeres y hombres de a pie, caminan con el peso de una realidad ficcional, que solo oxigena al verdugo.
El 27 de febrero, aparecieron en la misma plaza que bombardearon hace 66 años, los herederos de los que después aplaudieron los fusilamientos de 1956, el Plan Conintes y Trelew. Los que llevan el mismo ADN de los que necesitaron 30 mil desaparecidos para reinar o que se fueron en helicóptero, dejando un tendal de 39 muertes. Son el árbol genealógico de los que antes festejaron los asesinados de la Semana Trágica y La Forestal y los fusilados de la Patagonia. Los que en la “Campaña al desierto”, mataron 15 mil y determinaron el regreso a la esclavitud de 17 mil verdaderos dueños de la tierra. Paremos acá con esta línea de tiempo repleta de cadáveres, solo para no irnos del tema central. Pero la lista es mucho más larga y abarca siglos.
En síntesis, siempre necesitaron de la muerte. Sacar rédito político de la “paz de los cementerios”, es una especialidad de la casa. El macrismo llegó al gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sobre los pibes sin vida de Cromañón y a la Rosada sobre la memoria manchada de corrupción, de un Alberto Nisman al que usaron y luego abandonaron.
Ayer repitieron el simbolismo que utilizaron en varios cacerolazos y sembraron de bolsas mortuorias con los nombres de dirigentes sindicales, de derechos humanos y del gobierno nacional. Los colgaron de las rejas que de la Casa de Gobierno y después los dispusieron sobre la vereda. Los macabros de turno que marcharon a favor del capitalismo y el libre mercado, dicen llamarse “Unión Republicana” y “Jóvenes Republicanos”.
En realidad son los que hicieron el trabajo sucio en nombre de un grupo de gurkas que lideran Patricia Bullrich, Hernán Lombardi, Waldo Wolff y Fernando Iglesias. No vienen por el Frente de Todos, vienen por la política. No se alzan contra un Gobierno, están derribando un sistema.
Las bolsas fueron una nueva postal de un odio viejo. Pero seguramente, no será la última. El neoliberalismo es incompatible con la democracia. Una doctrina económica basada en la transferencia de recursos del pueblo a las corporaciones, es una filosofía que amenaza de muerte el espíritu del sistema. Un proyecto que no cierra sin represión, es una declaración de guerra a la República.
Una teoría basada en la eterna ilusión del derrame ("la luz al final del túnel" y "los brotes verdes"), el fin de la industria nacional (“reconversión”), la deuda externa impagable (“deuda se paga con deuda”), el ajuste permanente (“sinceramiento”), la flexibilización laboral esclavista (“bajar el costo argentino”), las privatizaciones que rifan el patrimonio nacional ("nada de lo que deba ser estatal, permanecerá en manos del Estado”), los tarifazos impiadosos (“para que haya más energía”) y el regalo de los recursos naturales (“no es relevante recuperar el autoabastecimiento y la soberanía hidrocarburífera); tiene como única finalidad, transformar los derechos constitucionales en una mera formalidad.

+ Noticias

"Tocar fondo", análisis de la APDH
JUSTICIA
Por APDH

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, acaba de publicar un detallado balance del paso del macrismo. La investigación se divide en el marco económico-social, Derechos Humanos, Justicia...

Ley de financiamiento
CIENCIA ES SOBERANIA
Por Gustavo Campana

Durante cuatro años, la destrucción planificada del gobierno de Mauricio Macri, archivó con espíritu de eternidad, entre muchísimas políticas que representaban derechos y soberanía, el viejo...

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 27/02/2021
Santiago Cafiero dio negativo El Jefe de Gabinete continuará aislado Cafiero informó que el resultado de su test de coronavirus dio negativo y no presenta...

"Tocar fondo", análisis de la APDH
DERECHOS HUMANOS
Por APDH

La Asamblea Permanente por los Derechos Humanos, acaba de publicar un detallado balance del paso del macrismo. La investigación se divide en el marco económico-social, Derechos Humanos, Justicia...

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 26/02/2021
CARLA VIZZOTTI, ministra de Salud Positivo de coronavirus La ministra dio positivo de coronavirus y deberá permanecer aislada.

Desarrollado por Sandra Alfonso