MEMORIA RADIO, la voz del Ecunhi.
En el pasado están guardados todos los secretos del presente y el futuro.
Argentina 17 de Octubre

17 de octubre de 1945 (Tercera parte)

EL PUEBLO EN LA PLAZA PARIENDO DERECHOS

Por Gustavo Campana

“El resultado final de aquella partida, que terminó cerca de la medianoche de un 17 muy largo con “patas en la fuente”, instaló el sueño de una patria nueva en el balcón de la Rosada”.

SEGUNDA GUERRA MUNDIAL: La neutralidad entre 1914-1918, fue un claro signo de intransigencia yrigoyenista frente a la fuerte presión inglesa. Ante el ataque de buques alemanes a barcos mercantes argentinos, Don Hipólito solo reclamó las reparaciones correspondientes. “Los hombres deben ser sagrados para los hombres y los pueblos para los pueblos, ha sido Hipólito Yrigoyen presidente de los argentinos, un ciudadano de esta América libre y democrática, quien ha dejado estas palabras en nombre de su pueblo. Un país que trabajaba en paz para la humanidad entera, mientras los hombres se despedazaban en otros campos del mundo” (“Sucesos argentinos”).
El rol argentino en la segunda guerra mundial, aún está lleno de mitos. Relatos que a esta altura del partido, el revisionismo se encargó de dejar indefensos en el marco de la reconstrucción de uno de los datos más importantes del siglo XX. La tradición diplomática argentina, indicaba no sumarse a conflictos internacionales en los que no estuvieran en juego los intereses de la Nación. Para Estados Unidos y la Unión Democrática, esa decisión a partir del ’43, todavía está sentada en el banquillo de los acusados.
La confrontación estalló en 1939, en el anteúltimo capítulo de la “Década infame”; uno de los períodos más anglófilos de nuestro pasado reciente, que en este caso, no pudo responder a su naturaleza. Ni Ortiz, ni Castillo le declararon la guerra al Eje y los primeros cuatro de los seis años que demandó el conflicto, transcurrieron con Argentina como estado neutral. La misma posición que por distintos motivos políticos, adoptaron por ejemplo Suiza, Suecia, Turquía, España, Irlanda o Portugal. Buenos Aires rompió relaciones con las potencias del Eje, el 26 de enero de 1944 y le declaró la guerra a Alemania-Japón, el 27 de marzo de 1945.
Una de las preguntas sin respuesta oficial que aún nos debe el archivo, es un durísimo duelo político entre Estados Unidos e Inglaterra, sobre nuestra incorporación o no, al frente de batalla. Desde 1941, cuando Washington decidió entrar en guerra luego de Pearl Harbor, buscó soldados “carne de cañón” en América latina para equiparar la relación de fuerzas terrestres con el ejército nazi y paralelamente, perder la menor cantidad de tropa propia. En ese sentido, la gran victoria diplomática fue haber logrado incorporar a Brasil, a través de casi 26 mil hombres y mujeres, que pelearon en Italia. La gran derrota política, pasó por no haber podido obligar a la Argentina.
Londres no estaba de acuerdo con sumarnos a la pelea. Churchill entendía que la Pampa era indispensable como granero y proveedor de carne a los aliados. Alimentar a las tropas por orden de Londres, fue sin dudas nuestro protagonismo invisible entre 1939 y 1945.
“El capitalismo pelea para no ceder terreno en el mundo y frente a los que se oponen al modelo, restan dos grandes focos de reacción: el capitalismo de Estado del imperialismo soviético y el capitalismo individualista del imperialismo yanqui. En el fondo, los dos están totalmente de acuerdo” (Perón).
En abril del ’45, el canciller soviético Molotov trató de impedir el ingreso de Argentina a las Naciones Unidas, durante la conferencia realizada en California. Por derecha y por izquierda, acusaban al peronismo. Una costumbre que no abandonarían a lo largo de la historia, los unos y los otros.

PROLOGO DE LA PUEBLADA: 9 de octubre - El general Eduardo Avalos, muy cercano al caudillo radical Amadeo Sabattini, recibió la intimación de la Escuela Superior de Guerra: exigir a Farrell la separación de Perón de sus cargos de vicepresidente, ministro de Guerra y secretario de Trabajo y Previsión. El gobierno envió al general Von der Becke a hablar con los rebeldes de Campo de Mayo. No hubo negociación posible. Perón debió renunciar.
“El 8 de octubre, Avalos le trasladó a Perón el malestar que existía en Campo de Mayo, con motivo de la designación de Nicolini al frente del Correo. Los militares no querían a un hombre ligado a la familia Duarte en esa dependencia y pidieron que el nombramiento sea dejado sin efecto. Perón respondió que estaba cansado de los planteos del Ejército, los que antes también habían cuestionado al interventor en la provincia de Buenos Aires y dijo que no estaba dispuesto a ceder.
Para evaluar la situación, Farrell visitó Campo de Mayo el 9 y le comunicó a Perón, que era conveniente su renuncia a los tres cargos.
A través de la acción de Mercante y cierta complicidad del presidente, Perón logró la autorización para dar un mensaje a los trabajadores el 10. El discurso fue clave: habló de aumento de salarios, participación obrera en las ganancias, les dice a los trabajadores que su lucha no ha terminado, les pide que vuelvan a sus casas y que cuando haya que defender las conquistas él se ubicará en el lugar que corresponda.
Perón juntó en un acto improvisado, casi 70 mil trabajadores. El dato provocó gran consternación en la Marina y en sectores del Ejército”
(Norberto Galasso).
“La jornada iba a dividir en dos la vida argentina, antes y después del 17 de octubre. Grupos cada vez más nutridos que provenían de los barrios obreros y del cinturón industrial comenzaron a fluir hacia la Plaza de Mayo. La Plaza se fue llenando con esas masas oscuras y olvidadas. Se mojaron es cierto, los pies en las fuentes del paseo, pero no porque fueran el aluvión zoológico del que habló un político opositor a Perón, sino porque venían a dar testimonio de su presencia y a proclamar que ya no podían ser excluidos de la vida del país. Cuando poco antes de la medianoche, Perón apareció en los balcones de la Casa Rosada y fue aclamado por la muchedumbre, sus adversarios comprendieron que habían perdido la partida” (“La República Perdida”).
10 de octubre - Avalos se transformó en el nuevo ministro de Guerra; mientras Perón se despedía de la Secretaría de Trabajo y Previsión.
11 de octubre - Convocatoria a elecciones, para el 7 de abril de 1946. A las 23:00, Perón aceptó la invitación de Román Subiza de instalarse por unos días en su estancia en San Nicolás, con Evita. Pero a último momento, confirmó el cambió de destino al Ministerio de Guerra y decidió ir a una isla en el Delta.
12 de octubre - Renunció todo el Gabinete. En la Plaza San Martín, una multitud pidió la entrega del Gobierno a la Corte Suprema de Justicia, que lideraba Roberto Repetto.
13 de octubre - En la madrugada del sábado, el jefe de policía, Aristóbulo Mittelbach, detuvo en el Tigre al Coronel Perón. El subjefe de la Federal, Mayor D'Andrea, lo llevó a la cañonera Independencia y luego a la isla Martín García.
14 de octubre - Juan Alvarez, el Procurador General de la Nación, realizó gestiones para tratar de formar un gabinete de conciliación nacional.
15 de octubre - Derogación del Estatuto Orgánico de los Partidos Políticos; mientras un recurso de habeas corpus interpuesto en favor de Perón, fue rechazado.
“El día previo al 17 de octubre, se dieron dos hechos fundamentales. Por un lado, las Fuerzas Armadas, especialmente la Marina, creían haber resuelto todo el problema con la renuncia de Perón. Creían haber eliminado a un líder de masas, al que realmente le tenían gran temor por la base popular que había reunido en los últimos tiempos. En ese momento, Juan Alvarez, dirigente del conservadorismo, estaba intentando armar gabinete para rearmar el gobierno. Por abajo, se vivía una situación completamente distinta. El 15, la FOTIA declaró en Tucumán la huelga general por tiempo indeterminado. 15 y 16 empezaron a producirse, manifestaciones importantes en la zona de Berisso y también en el centro porteño. Esa noche se reunió el Comité Central Confederal de la CGT y producto de la presión de las bases, establecen un paro general para el 18 de octubre.
El 17 el pueblo terminó con ese empate que se produjo en las 48 horas previas, cuando los dos sectores comenzaron a jugar fuerte”
(Norberto Galasso).
16 de octubre - En la mañana, la comisión general de la CGT se reunió en la sede de los tranviarios y tras un largo debate, aprobó una huelga por 24 hs. el día 18.
En ese misma jornada, el doctor Miguel Angel Mazza informó al ministro de Guerra, que Perón padecía una antigua afección pulmonar, que se estaba agravando por la humedad de la isla y requería atención hospitalaria.
“Lo que yo vi durante el día, fue muy diferente a lo que luego escribieron tantos historiadores. A la mañana, había grupos pequeños que llegaron desde el sur, con banderas argentinas y afiches publicitarios de Perón, que decían ‘El coronel del Pueblo’. Esa gente quería la libertad de Perón, pero fundamentalmente necesitaban saber qué pasaba. Esa fue la pregunta que hicieron durante todo el día. Pero en las primeras horas de la tarde, el número aumentó y la concentración se trasladó al lateral de la Plaza, donde está el Banco Nación, edificio que en ese momento estaba recién terminado. Hacía mucho calor y buscaban el amparo de la sombra.
Un dato que demuestra la tranquilidad que se vivía en el lugar, fue la visita del embajador inglés, David Kelly, historia que el contó en sus memorias
(“El poder detrás del trono”). Llegó el auto con las banderas inglesas en los guardabarros y la gente le facilitó el tránsito para que subiera por la explanada de la Casa de Gobierno. Kelly llegó para reclamar la rotura de trenes en Ensenada, en la zona de Cipriano Reyes. Cuando se fue, los trabajadores volvieron a cederle el paso, sin problemas” (Oscar Troncoso).
“El Mercurio” de Santiago de Chile, publicó esa mañana que “la crisis argentina ha cerrado una página de su historia y ya no es de temer el porvenir, afianzada definitivamente la democracia”.
17 de octubre - El movimiento espontáneo se adelantó a la huelga y a partir del mediodía, los obreros comenzaron a llegar a la Plaza de Mayo. En Tucumán, los trabajadores de los ingenios que estaban en huelga desde el día anterior, marcharon de Lules a Mercedes junto a los ferroviarios. En Córdoba, los trabajadores llegaron a la capital provincial desde las canteras de Alta Córdoba.
Las oleadas obreras que arribaron desde el Gran Buenos Aires, desafiaron al poder que levantó el puente en Avellaneda y a nado o en botes, cruzaron. Ganaron la batalla, cuando bajaron los hierros.
“Muchachos, en la plaza nos esperan los colectivos y camiones que nos van a llevar a Buenos Aires. Nada nos puede detener” (“Yo hice el 17 de octubre”, la película de Marcelo Gálvez que cuenta la vida de Cipriano Reyes). “Por su carácter agitativo, fue un hombre clave ese día. Pero la figura de Cipriano Reyes mostró con el tiempo, una dosis muy fuerte de aventurerismo, de conducta poco cristalina y a principios de los ‘70 se paró muy cerca del Lanussismo. Las corrientes que marcharon sobre la Plaza el 17, tuvieron una dosis muy fuerte de espontaneidad y pasaron por encima de los dirigentes burocratizados. Reyes, los dirigentes de la FOTIA de Tucumán, los sindicalistas que trajeron gente desde las fábricas de Lanús o de los talleres textiles de San Martín, jugaron un papel muy importante. Dirigentes como Angel Perelman (UOM) y Mariano Tedesco (textiles), fueron imprescindibles” (Norberto Galasso).
El 17 de octubre de 1946, Reyes era diputado laborista. Mientras Perón reunía a una multitud en Plaza de Mayo, Cipriano festejaba el primer aniversario con un acto en la Plaza del Congreso…
“El 17 emergió el fenómeno de la industrialización que surgió con la crisis del ’30, reforzada por la merma de importaciones que produjo la Segunda Guerra. Era una clase trabajadora segura por la existencia de pleno empleo y una actividad productiva creciente” (Norberto Galasso).
En horas de la madrugada, Perón fue traído desde Martín García al Hospital Militar Central de Buenos Aires; mientras Juan Alvarez presentaba la lista de candidatos para integrar el nuevo gabinete: Tomás Amadeo, Alberto Hueyo, I. Ruiz Moreno, Jorge Figueroa Alcorta y Antonio Vaquer.
“Eduardo Cardellini era de Lomas de Zamora. Tenía un camión con altoparlantes, con el que pasaba publicidad en el barrio. Esa tarde lo llevó a la Plaza para arengar y pedir la libertad de Perón. Lo instaló en Balcarce e Hipólito Yrigoyen y uno de los policías de la Montada que estaba en el lugar, fue a pedirle que se ubique debajo de los balcones, así se escuchaba mejor lo que decía” (Oscar Troncoso).
Cuando comenzó a caer la tarde, el Gobierno entendió que no podía dispersar a la multitud que ocupaba la Plaza de Mayo. Seguían llegando obreros desde Avellaneda, Berisso, Cañuelas, Campana, Santos Lugares... El pueblo pidió la presencia de Perón y Avalos se trasladó al Hospital Militar, para negociar con el Coronel.
“Otro sector de pueblo se vuelca sobre la ciudad a expresar sus demandas. Desde las primeras horas, llegan al centro grupos diversos y tienen todos un solo rumbo: la Plaza de Mayo” (“Sucesos argentinos”).
Farrell se comunicó con Perón y lo invitó a concurrir a la Casa de Gobierno.
“Apareció un país desconocido. Era muy difícil ver gente sin saco transitando la Plaza de Mayo o la zona céntrica. Sombrero, saco y corbata, no podían faltar si caminabas por la Plaza. Pero ese día apareció gente con mameluco, vinchas y una tez cobriza propia del mestizaje; color de una Argentina que había permanecido al margen, que no estaban en el escenario. Irrumpe ese mundo de trabajadores, que en gran medida había venido desde el interior, que habían abandonado apacentar cabras, vender empanadas, quesillo o miel en las estaciones de tren y habían entrado a la fábrica en la década del ’30, especialmente después de 1935. Todo ese mundo explotado, que venía de la desocupación o la subocupación, de apellidos tradicionales como Bustos, Leiva, Tapia o López; apareció ese día.
María Rosa Oliver se preguntó en sus memorias, de dónde salió esta gente y afirmó que nunca la conoció. Pero se trataba de una mujer ligada al Partido Comunista, que hablaba en nombre de la clase trabajadora. En otro párrafo contó que le preguntó a un dirigente, ¿cuándo vienen los trabajadores? Porque estos vinieron sin bañarse, con mamelucos grasosos. Un espectáculo dantesco para cierta gente”
(Norberto Galasso).
“El comunicado que dio la Comisaría 2da. a las 15:30, afirmó que había 3 mil personas reunidas frente a la Casa de Gobierno, en perfecto orden. Este documento confirma que hasta que no llegó Cipriano Reyes, no pasaba nada” (Oscar Troncoso).
“Cuando Perón habló desde los balcones de la Casa Rosada, se apagaron las luces que alumbraban la Plaza. Los trabajadores que poseían diarios le prendieron fuego y los transformaron en antorchas. Fue un espectáculo emocionante” (Cipriano Reyes).
Perón llegó a la Casa de Gobierno, salió al balcón, ganó la partida y se plantó para iniciar un quiebre fundamental en la historia argentina.

LAS PALABRAS DEL 17 DE OCTUBRE: Casi las23:30. "Trabajadores: hace casi dos años dije desde estos mismos balcones que tenía tres honras en mi vida: la de ser soldado, la de ser un patriota y la de ser el primer trabajador argentino. Hoy a la tarde, el Poder Ejecutivo ha firmado mi solicitud de retiro del servicio activo del Ejército. Con ello, he renunciado voluntariamente al más insigne honor al que puede aspirar un soldado: llevar las palmas y laureles de general de la Nación. Ello lo he hecho porque quiero seguir siendo el coronel Perón, y ponerme con este nombre al servicio integral del auténtico pueblo argentino. Dejo el sagrado y honroso uniforme que me entregó la Patria para vestir la casaca de civil y mezclarme en esa masa sufriente y sudorosa que elabora el trabajo y la grandeza de la Patria. Por eso doy mi abrazo final a esa institución, que es el puntal de la Patria: el Ejército. Y doy también el primer abrazo a esa masa grandiosa, que representa la síntesis de un sentimiento que había muerto en la República: la verdadera civilidad del pueblo argentino. Esto es pueblo. Esto es el pueblo sufriente que representa el dolor de la tierra madre, que hemos de reivindicar. Es el pueblo de la Patria. Es el mismo pueblo que en esta histórica plaza pidió frente al Congreso que se respetara su voluntad y su derecho. Es el mismo pueblo que ha de ser inmortal, porque no habrá perfidia ni maldad humana que pueda estremecer a este pueblo, grandioso en sentimiento y en número. Esta verdadera fiesta de la democracia, representada por un pueblo que marcha, ahora también, para pedir a sus funcionarios que cumplan con su deber para llegar al derecho del verdadero pueblo.
Muchas veces he asistido a reuniones de trabajadores. Siempre he sentido unaenorme satisfacción: pero desde hoy, sentiré un verdadero orgullo de argentino, porque interpreto este movimiento colectivo como el renacimiento de una conciencia de trabajadores, que es lo único que puede hacer grande e inmortal a la Patria. Hace dos años pedí confianza. Muchas veces me dijeron que ese pueblo a quien yo sacrificara mis horas de día y de noche, habría de traicionarme. Que sepan hoy los indignos farsantes que este pueblo no engaña a quien lo ayuda. Por eso, señores, quiero en esta oportunidad, como simple ciudadano, mezclarme en esta masa sudorosa, estrecharla profundamente en mi corazón, como lo podría hacer con mi madre. (En ese instante, alguien cerca del balcón le gritó: ¡un abrazo para la vieja!) Perón le respondió: Que sea esta unidad indestructible e infinita, para que nuestro pueblo no solamente posea una unidad, sino para que también sepa dignamente defenderla. ¿Preguntan ustedes dónde estuve? ¡Estuve realizando un sacrificio que lo haría mil veces por ustedes! No quiero terminar sin lanzar mi recuerdo cariñoso y fraternal a nuestros hermanos del interior, que se mueven y palpitan al unísono con nuestros corazones desde todas las extensiones de la Patria. Y ahora llega la hora, como siempre para vuestro secretario de Trabajo y Previsión, que fue y seguirá luchando al lado vuestro para ver coronada esa era que es la ambición de mi vida: que todos los trabajadores sean un poquito más felices.
Ante tanta nueva insistencia, les pido que no me pregunten ni me recuerden lo que hoy ya he olvidado. Porque los hombres que no son capaces de olvidar, ni merecen ser queridos y respetados por sus semejantes. Y yo aspiro a ser querido por ustedes y no quiero empañar este acto con ningún mal recuerdo. Dije que había llegado la hora del consejo, y recuerden trabajadores, únanse y sean más hermanos que nunca. Sobre la hermandad de los que trabajan ha de levantarse nuestra hermosa Patria, en la unidad de todos los argentinos. Iremos diariamente incorporando a esta hermosa masa en movimiento a cada uno de los tristes o descontentos, para que, mezclados a nosotros, tengan el mismo aspecto de masa hermosa y patriótica que son ustedes.
Pido, también, a todos los trabajadores amigos que reciban con cariño éste mi inmenso agradecimiento por las preocupaciones que todos han tenido por este humilde hombre que hoy les habla. Por eso, hace poco les dije que los abrazaba como abrazaría a mi madre, porque ustedes han tenido los mismos dolores y los mismos pensamientos que mi pobre vieja querida habrá sentido en estos días. Esperamos que los días que vengan sean de paz y construcción para la Nación. Sé que se habían anunciado movimientos obreros; ya ahora, en este momento, no existe ninguna causa para ello. Por eso les pido, como un hermano mayor, que retornen tranquilos a su trabajo y piensen. Y hoy les pido que retornen tranquilos a sus casas, y esta única vez, ya que no se los puedo decir como secretario de Trabajo y Previsión, les pido que realicen el día de paro festejando la gloria de esta reunión de hombres que vienen del trabajo que son la esperanza más cara de la Patria.
He dejado deliberadamente para lo último, el recomendarles que antes de abandonar esta magnífica asamblea, lo hagan con mucho cuidado. Recuerden que entre todos hay numerosas mujeres obreras, que han de ser protegidas aquí y en la vida por los mismos obreros; y, finalmente, recuerden que estoy un poco enfermo de cuidado y les pido que recuerden que necesito un descanso que me tomaré en el Chubut ahora, para reponer fuerzas y volver a luchar codo a codo con ustedes, hasta quedar exhausto si es preciso. Pido a todos que nos quedemos por lo menos quince minutos más reunidos, porque quiero estar desde este sitio”.

LA SOLEDAD DEL PERONISMO: ¿Cómo analizaron el 17, los partidos de izquierda? “La respuesta fue totalmente hostil. Para ellos fue la barbarie de la que hablaba Sarmiento. Periódicos partidarios describieron a bandas de borrachos o murgas de carnaval, no representativas de la clase trabajadora. Américo Ghioldi dijo cosas tremendas, como que se habían removido las escorias de la sociedad, las heces de la sociedad salieron a la superficie” (Norberto Galasso).
El Partido Comunista sacó un comunicado el 21 de octubre: “El malón peronista, con protección policial y asesoramiento oficial, provocó el repudio de todos los sectores de la república y millones de protestas. Hoy la Nación en su conjunto, tiene clara conciencia del peligro que entraña el peronismo y la urgencia de ponerle fin, hasta su total aniquilamiento. Porque Perón, es el enemigo número uno del pueblo argentino”.
“¿Por qué la izquierda argentina o nuestro progresismo, no tuvieron partidos masivos o sindicatos con poderosa influencia obrera, a partir del nacimiento del peronismo? A partir del 17 de octubre de 1945, nunca encontraron su lugar. Su militancia se nutría de la clase media porteña, con toda su carga racista. El diputado radical Ernesto Sanmartino, habló del ‘aluvión zoológico’. No hubo puente de plata para reparar esta ruptura. Jauretche hablaba del estudiantado latinomericano, como un sector ‘heroico y revolucionario’ y los universitarios argentinos a través de la FUBA, fueron una trinchera del antiperonismo. En carta a Perón, Jauretche le habló de hacer un esfuerzo para explicarle a estos sectores, que los hombres y mujeres que conformaban el peronismo eran la patria, que los soldados de San Martín también eran de rostros cetrinos. Todos los que después Carpani inmortalizó en sus murales”
(Norberto Galasso).
“La Vanguardia”, 23 de octubre de 1945: “Los bajos entresijos de la sociedad, donde se acumula miseria, dolor, ignorancia, indigencia mental más que física e infelicidad, salió a la calle; enseñando que cuando un cataclismo social o un estímulo de la política movilizan a las fuerzas latentes del resentimiento, cortan todas las contenciones morales y dan libertad a todas las potencias incontroladas. La parte del pueblo que vive en su resentimiento, fue la que apareció. Se desbordan en las calles, amenazan, vociferan, asaltan los diarios, persiguen con sus fuerzas demoníacas a los propios adalides permanentes y responsables de su dignificación”.
“La mayoría de los golpistas del ’55, querían regresar al país previo al 3 de junio de 1943. La idea era volver al viejo país, sin negros, sin cabecitas, al modelo agroexportador amigo de los ingleses y los norteamericanos, donde la gente culta eran seres como Victoria Ocampo y toda su corte. Esa formación liberal, anidaba especialmente en los hombres de la Marina. Por encima de Rojas, que nunca pareció ser un hombre de profundas convicciones ideológicas, aparecían Rial o Manrique, figuras que jugaron un papel muy importante
(Norberto Galasso).
Comunicado de la Unión Cívica Radical del 25 de octubre, publicado por el diario “La Prensa”: “Las oficinas y las fábricas, debieron ser abandonadas compulsivamente por las armas. La manifestación fue una reproducción exacta del fascismo y el falangismo. Se cantaron consignas como ‘Viva la alpargata y muera el libro’ y ‘Haga patria matando a un estudiante”.

POR PRIMERA VEZ, PARA SIEMPRE: Su profundidad ilimitada y el acercamiento a la filosofía de Macedonio Fernández, fueron claves para Scalabrini Ortiz en la construcción de la Biblia porteña: “El hombre que está solo y espera” (1931).Una década después y como parte de la Fuerza de Orientación Radical de la Joven Argentina, fue hasta el hueso en el carácter antimperialista del campo nacional y popular en “Política británica en el Río de la Plata e Historia de los ferrocarriles argentinos” (1940). Las dos obras que anteceden al 17 de octubre de 1945, lo muestran armado para entender en tiempo real, qué pasó y quiénes fueron los verdaderos protagonistas: “Era el subsuelo de la patria sublevado. Era el cimiento básico de la nación que asomaba, como asoman las épocas pretéritas de la tierra en la conmoción del terremoto. Era la muchedumbre más heteróclita que la imaginación puede concebir. Descendientes de meridionales europeos iban junto al rubio de trazos nórdicos y al trigueño de pelo duro en que la sangre de un indio lejano sobrevivía aún”.
Scalabrini Ortiz pintó obreros saliendo de las usinas de Puerto Nuevo, de los talleres de Chacarita y Villa Crespo, de las manufacturas de San Martín y Vicente López, de las fundiciones y acerías del Riachuelo, de las hilanderías de Barracas, de los pantanos de Gerli y Avellaneda o descendiendo de las Lomas de Zamora: “Frente a mis ojos desfilaban rostros atezados, brazos membrudos, torsos fornidos, con las greñas al aire y las vestiduras escasas cubiertas de pringues, de restos de grasa, de brea y aceite”.
Dijo que lo que había soñado e intuido durante muchos años, estaba “presente, corpóreo, tenso, multifacético”, Subraya que “el hombre aislado es nadie” y sentencia que “el espíritu de la tierra se erguía vibrando sobre la plaza de nuestras libertades”.
Ezequiel Martínez Estrada, el autor de “Radiografía de la pampa”, escribió que “hasta entonces habíamos vivido extraños a parte de la familia que integraba ese pueblo, ese bajo pueblo, ese miserable pueblo. Lo habían desplazado u olvidado, aún los políticos demagógicos y Perón tuvo más que la hondad y la inteligencia, la habilidad de sacarlo a la superficie sin avergonzarse de él”.
La noche del 17 de octubre de 1945, comenzó la batalla final entre el modelo de país y el proyecto de colonia. Pelea que nació con la patria y que aún no terminó. El pueblo en la Plaza conquistando derechos por primera vez. El pueblo en la Plaza, para siempre…

+ Noticias

17 de octubre de 1945 (Segunda parte)
EL PUEBLO EN LA PLAZA PARIENDO DERECHOS
Por Gustavo Campana

“El resultado final de aquella partida, que terminó cerca de la medianoche de un 17 muy largo con “patas en la fuente”, instaló el sueño de una patria nueva en el balcón de la Rosada”.

17 de octubre de 1945 (Primera parte)
EL PUEBLO EN LA PLAZA PARIENDO DERECHOS
Por Gustavo Campana

“El resultado final de aquella partida, que terminó cerca de la medianoche de un 17 muy largo con “patas en la fuente”, instaló el sueño de una patria nueva en el balcón de la Rosada”.

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 16/10/2021
La Radio Pública desde el Teatro Coliseo. 70 años de la Televisión Pública. Con la producción del Ministerio de Cultura de la Nación, y Radio y Televisión...

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 16/10/2021
La Radio Pública desde el Teatro Coliseo. 70 años de la Televisión Pública. Con la producción del Ministerio de Cultura de la Nación, y Radio y Televisión...

Charlas, cine, teatro, humor y música
LA CULTURA SE MILITA
24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 13/10/2021
FERNANDA RAVERTA, directora ejecutiva de ANSES Cada medida “es un derecho”, no “un regalo” La directora ejecutiva de ANSES se refirió a los últimos...

Carlos Raimundi y la deuda externa
"UNA TRAMPA HISTORICA"
Por Carlos Raimundi

El endeudamiento es mucho más que la política de un gobierno antipopular. Es una trampa histórica que revela la verdadera dimensión del poder real. Cuando gobierna la oligarquía, modifica las políticas del...

Evolución en septiembre 2021
MONITOR DE PRECIOS DE CARNES
Por CEPA

Considerando la relevancia que cobra la variación de los precios de los alimentos al interior de la canasta de consumo, este informe tiene el propósito de analizar la evolución de determinados precios...

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 11/10/2021
ALBERTO FERNANDEZ criticó a la oposición. Por proponer siempre las mismas recetas. Al encabezar un acto del Frente de Todos en Tucumán, en el...

A quienes los conocieron
A QUIENES LEVANTAN SUS BANDERAS
Por Casa de la Memoria Nono Lisazo

La Casa de la Memoria y Resistencia Jorge Nono Lizaso cumple un nuevo año y lo conmemora rindiendo homenaje a sus militantes Detenidos Desaparecidos.

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 10/10/2021
CRISTINA FERNANDEZ, en las redes sociales. Cruzó a la oposición por cuestionar los viajes de egresados gratis. La vicepresidenta de la Nación, Cristina...

Carlos Raimundi
DEUDA EXTERNA: SISTEMA DE SAQUEO
Por Carlos Raimundi

El endeudamiento no es un capítulo de nuestra economía sino un sistema de saqueo convertido en círculo vicioso desde hace siglos: presionar para devaluar y así debilitar nuestra moneda, y luego...

Inexistencia de delito
LO SABIAMOS TODOS, ELLOS Y NOSOTROS
Por Radio Nacional

En un fallo unánime, el Tribunal Oral Federal 8 hizo extensiva la resolución a los demás acusados, incluyendo al fallecido excanciller Héctor Timerman.

"Culpables" (2019)
LA MUERTE DE HECTOR TIMERMAN
Por Gustavo Campana

Héctor Timerman: La batalla desigual contra el cáncer de hígado, le quitó la vida, el 30 de diciembre de 2018. La persecución de Comodoro Py, Cambiemos, AMIA y DAIA, pretendió sin suerte dejarlo sin honor.

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 8/10/2021
AXEL KICILLOF, gobernador bonaerense. Anunció viajes de egresados gratis para 220 mil jóvenes. El gobernador anunció un programa para que los...

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 7/10/2021
ALBERTO FERNÁNDEZ, presidente de la Nación "Quiero cambiar planes por empleo". El presidente de la Nación aseguró que "empieza el tiempo" en el...

Desarrollado por Sandra Alfonso