MEMORIA RADIO, la voz del Ecunhi.
En el pasado están guardados todos los secretos del presente y el futuro.
Argentina 15 de Octubre

17 de octubre de 1945 (Primera parte)

EL PUEBLO EN LA PLAZA PARIENDO DERECHOS

Por Gustavo Campana

“El resultado final de aquella partida, que terminó cerca de la medianoche de un 17 muy largo con “patas en la fuente”, instaló el sueño de una patria nueva en el balcón de la Rosada”.

“Grupos aislados que no representan al auténtico proletariado argentino, tratan de intimidar a la población”. Así tituló la 5ta. edición de “Crítica”, la tarde del 17. Botana había muerto en 1941 y a pesar de su ausencia, el diario seguía analizando a la Argentina política desde el diccionario de la “civilización”. No obstante, la empresa vivía desde 1913 de los 20 centavos que cada hijo de la “barbarie” sacaba del bolsillo, para convertir a su publicación en un imperio.

Don Natalio impulsó la caída de la “chusma radical” desde el primer “sí juro” de Yrigoyen en 1916, gritando en tapa “Dios salve a la República”.

Tituló “Váyase”, 14 años después y a solo 24 horas del golpe del General José FélixUriburu. Y en la portada del 6 de septiembre, respondió a su ADN al festejar lo que bautizó como una “Revolución”.

Años más tarde y con idéntico desprecio, sus herederos mediáticos despojaron de legitimidad protagónica, a los “cabecitas negras” del peronismo recién parido.

Como siempre sucede con las bisagras del tiempo, los abismos agudizan las contradicciones, exigen definiciones claras y en esa interpelación urgente, a veces las diferencias de los que parecen muy distintos se acortan demasiado.

Los comentarios de "La Vanguardia" del 18 de octubre de 1945, tampoco entendieron la autenticidad de los miles de actores que ganaron la superficie, para reclamar su lugar en la historia. "La clase obrera, la ciudadanía libre y las mujeres, están con la democracia”, no con el secretario de Trabajo y Previsión. Las páginas socialistas aseguraban que la huelga fue organizada por Perón con el apoyo de la policía, como parte de un plan para consolidarse en el poder: “Nada originariamente espontáneo; todo fue expresión de una estrategia aprendida en los cursos de cultura fascista. Los abrazos, los gritos, los cantos y hasta la enfermedad, son puntos de estrategia desenvuelta para agravio de la democracia y de la cultura nacional".

Ni desde la derecha sin filtro, ni en los editoriales desclasados del periodismo de izquierda, pudieron leer la importancia mayúscula de un día que partió en dos, presente y futuro.

Unos se aferraron a sus privilegios, denunciando que los vándalos amenazaban el porvenir desde su irreverencia. Otros se identificaron con la voz profética que esculpió en piedra, que el subsuelo de la patria por fin había decidido sublevarse. Luego de tanta humillación, los obreros vengaban con grito debutante en Plaza de Mayo, a los tanitos de La Rosales abandonados por la Armada en alta mar (1892), a los asesinatos ordenados por Ramón L. Falcón (1909), a las muertes de la Semana Trágica (1919), a la masacre de la Forestal (1921) y a los fusilamientos de la Patagonia (1921).

El resultado final de aquella partida, que terminó cerca de la medianoche de un 17 muy largo con “patas en la fuente”, instaló el sueño de una patria nueva en el balcón de la Rosada. Los dueños de la tierra, que creían tener título de propiedad sobre los argentinos que la habitaban, dejaron que el conservador salteño Robustiano Patrón Costas, se encargara de resumir el carácter revolucionario de los años por venir: “Lo que yo nunca le voy a perdonar a Perón, es que durante su gobierno y luego también, el negrito que venía a pelear por su salario se atrevía a mirarnos a los ojos. ¡Ya no pedía. Discutía!”.

Una década después de aquel octubre, fue necesario bombardear la misma Plaza para intentar sepultar para siempre, al país que con sustitución de importaciones desarrolló su industria nacional; al Estado que consolidó soberanía política e independencia económica, mientras reparaba heridas viejas, con justicia social nueva. En ese momento, el encargado de poner las cosas en su lugar fue el almirante Arturo Rial: “Sepan ustedes que la Revolución Libertadora se hizo para que en este bendito país, el hijo de barrendero muera barrendero”.

El pueblo en la Plaza conquistando derechos
POR PRIMERA VEZ, PARA SIEMPRE…

El tablero estaba lleno de trampas. Cualquier paso en falso podía significar el fin, en muy pocas jugadas. Entonces Perón puso en marcha un plan destinado a instalar rumores y falsas informaciones, que escondían los verdaderos pasos del plan. Las noticias “oficiales” llegaron a Buenos Aires, a través de la carta que le mandó a Evita desde su encierro en Martín García, con fecha 14 de octubre de 1945: “Esta inmensa soledad está llena de tu recuerdo. Hoy he escrito a Farrell pidiéndole que me acelere el retiro. En cuanto salgo nos casamos y nos iremos a cualquier parte a vivir tranquilos”. Perón agregó un párrafo, denunciando la traición de un sector de las Fuerzas Armadas: “Después de haber dedicado mi vida al Ejército, fui entregado a la custodia de una institución que no es la nuestra. Me encuentro incomunicado desde el momento en que fui detenido, sin saber a qué atribuirlo. Hubiera preferido ser fusilado por viejos montañeses, a pasar lo que estoy pasando”.

A través de esas líneas que se convirtieron en históricas, Juan también le proponía a Eva descansar unos días en Chubut, acelerar el casamiento (la unión civil, fue el 22 de octubre en Junín) y olvidarse de la política y del Ejército. Sus enemigos creyeron que cuando el Coronel cerró el sobre, había enterrado su pasado para siempre y que junto a ella, comenzaría una nueva vida muy lejos de la política y el poder.

La oligarquía soñaba con una década más infame que la última y que los invisibilizados hasta el ’43, rápidamente volverían a la oscuridad.

El mismo día, se conoció otra carta destinada al teniente coronel Domingo Mercante:“En cuanto me den el retiro, me caso y me voy al diablo”.

Las cartas de la despedida, llegaron muy rápido a los enemigos de Perón. Lo imaginaban débil, resignado, entregado. Los integrantes de la Unión Democrática, creían que el militar ya no volvería a salir a ningún balcón; mientras miles de trabajadores pensaban que otra vez, como tantas veces, quedarían desamparados.

Madrugada del 17. Cuando el Coronel fue trasladado al Hospital Militar, producto de un problema respiratorio sobreactuado, que sirvió como excusa perfecta para devolverlo a Buenos Aires; el que preparó su habitación fue un médico con el que había tenido contacto en 1944. El militar valoraba muchísimo, la condición de administrador y estratega de ese neurólogo santiagueño. Lo imaginaba en la conducción de la próxima secretaría de Salud.

Perón le había dado otra carta con las verdaderas instrucciones, a Ramón Carrillo, por entonces jefe de Neurocirugía del Hospital Militar. El mensaje secreto tenía que llegar a manos de los coroneles aliados. El regreso se había puesto en marcha y paralelamente, la carrera de Carrillo empezaba a cambiar para siempre.

En la soledad de Martín García, Perón recordaba sus últimas palabras al frente de la Secretaría de Trabajo y Previsión, el 10 de octubre de 1945 ante 45 mil trabajadores: “Compañeros trabajadores. En una hora de lucha, me llamasteis el primer trabajador argentino y yo estoy demostrando con mi conducta, que día a día iré honrando esta designación que me disteis. Por eso, con gran orgullo os llamo compañeros a la usanza de nuestros tiempos y no como los antiguos demagogos que llamaron al pueblo compañero para medrar con la función pública, sin haber hecho nada por el pueblo al que ellos se sumaron para despojarlo”.

El hombre de los tres cargos reflexionaba en el penal de la isla, sobre el rol que en los últimos meses habían jugado los diarios y los traidores que lo golpearon desde adentro: “Son esos mismos, que desde periódicos desprestigiados por su propia obra, se están oponiendo, a nuestras realizaciones actuales. Por eso compañeros trabajadores os recomiendo que vigiléis atentamente, porque se trabaja desde las sombras y hay que vigilar no solo la traición del bando enemigo, sino la traición en el propio bando”.

Ese día el líder habló de “nuestro movimiento”, un proyecto que para algunos, a esa altura del partido, ya estaba muerto: “Debemos llevar a nuestro movimiento, el alma del obrero, que es pura, que es limpia y que no sabe de pequeñas porquerías”. Y denunció a todos los que habían vendido su causa: “Maldita sea, quien a nuestro lado simula ser compañero, pero a la hora de las decisiones nos clava un puñal por la espalda”.

SECRETARIA DE TRABAJO Y PREVISION: El 26 de diciembre de 1943, el gobierno de facto que terminó con Ramón Castillo el 4 de junio, creó la Secretaría de Trabajo y Previsión. Cinco días después nombró al frente del nuevo organismo, a Juan Domingo Perón; quien desde el 27 de octubre estaba al frente del Departamento Nacional de Trabajo (creado en 1907, bajo la órbita del Ministerio del Interior). “Yo necesito que ustedes me nombren, presidente del Departamento Nacional del Trabajo, un organismo oscuro e intrascendente que estaba funcionando desde hacía mucho tiempo sin ninguna finalidad (1907-1943) -recordó el general en su exilio español-. Los oficiales se rieron, porque no entendían cómo el que nombraron ministro de Ejército, quería ser secretario de Trabajo y Previsión. Indudablemente yo necesitaba un punto de apoyo, para desarrollar la preparación humana de la revolución y no había nada mejor que ese Departamento al cual yo iba a convertir en Secretaría con rango de Ministerio”.

Las primeras señales de la Secretaría, fueron terminar con dos conflictos pesados. El paro de los trabajadores del gremio de la carne, finalizó cuando liberaron al dirigente comunista José Peter, aumentaron los salarios y se aprobaron mejoras en las condiciones laborales que fueron incorporadas al convenio. Hombres claves del futuro peronismo, como el teniente coronel Domingo Mercante, interventor de la Unión Ferroviaria y Atilio Bramuglia, abogado del gremio, fueron los encargados de negociar con éxito los reclamos de la Unión Ferroviaria y La Fraternidad.

El 17 de octubre de 1944, cobraron vida los 29 artículos del decreto 26.169: Estatuto del Peón de Campo. “Había regiones donde los peones ganaban 12 pesos por mes y ese sueldo no les alcanzaba ni para los cigarrillos. Andaban harapientos y miserables. El Estatuto del Peón, que fue una de nuestras primeras conquistas, obligó a pagar sueldos dignos -el Perón memorioso de Puerta de Hierro, ante las cámaras de Solanas-Getino, hablaba del jaque al poder que inauguró el duelo con la oligarquía-. La primera carta que recibí fue de mi madre, que en la estancia tuvo que pagar a los peones, con los sueldos establecidos por nosotros. ‘Me parece que te has vuelto loco, porque no vamos a poder pagar esos sueldos’, me dijo. Yo contesté: ‘Vieja, pagá o cerrá la estancia”.

El Estatuto establecía: “Descanso de 30 minutos para desayunar, una hora para el almuerzo entre mayo y noviembre, 3 horas y media durante el verano y 30 minutos para la colación de la tarde. Descanso dominical obligatorio, con guardias periódicas y alternadas, para trabajos absolutamente urgentes. Prestaciones de alojamiento y alimentación a cargo del patrón, en condiciones de abundancia e higiene adecuadas, sin que las habitaciones puedan ser utilizadas como depósitos.
Los obreros que trabajan a la intemperie, deberán ser provistos por cuenta del empresario, de trajes y calzado adecuado. Ordeñe bajo tinglado y al amparo del viento. Asistencia médica y farmacéutica a cargo del patrón, como complementaria del salario. Los obreros con antigüedad superior a un año, no podrán ser despedidos sin causa justa”.


“A algunos sectores del Ejército, les irritaba mucho que Perón recibiera a obreros e intervenga en los conflictos gremiales. Había militares que decían que a Perón había que vigilarlo porque se estaba rodeando de gente de izquierda.
Pero otro factor muy importante, tallaba fuerte en esa interna. Perón era muy desaprensivo, con relación a ciertos mitos y prejuicios de la clase alta. Conoció a Evita, después del terremoto de San Juan, la llevó a Campo de Mayo en su auto descapotable para todos tomen nota de lo que está sucediendo y ella comenzó a participar en actos públicos.
Para algunos militares y ciertas señoronas de la clase alta, era inadmisible que una actriz, una muchacha del mundo del espectáculo que ni siquiera estaba casada con Perón, apareciera junto a una de las figuras más importantes de ese Gobierno. Y también hay que sumar como agravante, el cargo que Perón le dio a Oscar Nicolini, amigo de la madre de Evita”
(Norberto Galasso, historiador). Nicolini fue designado director del Correo, un cargo que deseaba el Teniente General Francisco Rocco.

En noviembre de 1944, Perón profundizó el rol del Estado como mediador de conflictos laborales, cuando aportó una medida revolucionaria para esa Argentina: los Tribunales del Trabajo. La Corte Suprema se plantó en pie de guerra y se negó a tomarle juramento a los primeros jueces del fuero laboral (septiembre de 1945), calificando a sus futuros juzgados de anticonstitucionales. Una respuesta clasista de la familia judicial.

La Secretaría de trabajo multiplicó los convenios colectivos, decretó el sueldo anual complementario, las vacaciones pagas, la indemnización por despido y miles de obreros fueron sumados al sistema previsional… Demasiado para los enemigos del país.

+ Noticias

Inexistencia de delito
LO SABIAMOS TODOS, ELLOS Y NOSOTROS
Por Radio Nacional

En un fallo unánime, el Tribunal Oral Federal 8 hizo extensiva la resolución a los demás acusados, incluyendo al fallecido excanciller Héctor Timerman.

Charlas, cine, teatro, humor y música
LA CULTURA SE MILITA
24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 13/10/2021
FERNANDA RAVERTA, directora ejecutiva de ANSES Cada medida “es un derecho”, no “un regalo” La directora ejecutiva de ANSES se refirió a los últimos...

Carlos Raimundi y la deuda externa
"UNA TRAMPA HISTORICA"
Por Carlos Raimundi

El endeudamiento es mucho más que la política de un gobierno antipopular. Es una trampa histórica que revela la verdadera dimensión del poder real. Cuando gobierna la oligarquía, modifica las políticas del...

Evolución en septiembre 2021
MONITOR DE PRECIOS DE CARNES
Por CEPA

Considerando la relevancia que cobra la variación de los precios de los alimentos al interior de la canasta de consumo, este informe tiene el propósito de analizar la evolución de determinados precios...

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 11/10/2021
ALBERTO FERNANDEZ criticó a la oposición. Por proponer siempre las mismas recetas. Al encabezar un acto del Frente de Todos en Tucumán, en el...

A quienes los conocieron
A QUIENES LEVANTAN SUS BANDERAS
Por Casa de la Memoria Nono Lisazo

La Casa de la Memoria y Resistencia Jorge Nono Lizaso cumple un nuevo año y lo conmemora rindiendo homenaje a sus militantes Detenidos Desaparecidos.

24 horas a través de 50 emisoras
DIARIO DE RADIO NACIONAL
Por Radio Nacional

Títulos de tapa del 10/10/2021
CRISTINA FERNANDEZ, en las redes sociales. Cruzó a la oposición por cuestionar los viajes de egresados gratis. La vicepresidenta de la Nación, Cristina...

Carlos Raimundi
DEUDA EXTERNA: SISTEMA DE SAQUEO
Por Carlos Raimundi

El endeudamiento no es un capítulo de nuestra economía sino un sistema de saqueo convertido en círculo vicioso desde hace siglos: presionar para devaluar y así debilitar nuestra moneda, y luego...

"Culpables" (2019)
LA MUERTE DE HECTOR TIMERMAN
Por Gustavo Campana

Héctor Timerman: La batalla desigual contra el cáncer de hígado, le quitó la vida, el 30 de diciembre de 2018. La persecución de Comodoro Py, Cambiemos, AMIA y DAIA, pretendió sin suerte dejarlo sin honor.

Desarrollado por Sandra Alfonso